Clafoutis de cerezas

 photo IMG_6010_zpsfcf82f6b.jpg

Tengo en casa dos kilos de cerezas. Y me los tengo que comer yo solita. Antes del martes. Tengo dos kilos de cerezas que me tengo que comer en cuatro días. Eso son medio kilo de cerezas al día. ¿Alguien quiere cerezas? ¡Me salen por las orejas!

En un intento de desacerme de unas cuantas, se me ocurrió hacer una clafoutis. Hice una hace mil, pero era de manzana. La clafoutis de verdad requiere que las cerezas mantengan el hueso porque “le da un aroma especial”, aunque yo creo que es la forma fina de decir que cada uno se saque sus huesos, que el que hace la tarta pasa de estar media hora sacándolos con un palillo. Pero como yo tengo cerezas para parar un tren, pues me da igual cargarme unas cuantas por el camino, si total me las tengo que comer igual. Así que tuve la santa paciencia de ir sacando cada uno de los huesos de las cerezas. Y por si acaso lo del aroma especial es verdad, los metí en el horno junto a la clafoutis con un poquito de agua. Total, el aroma da igual de por dónde venga, ¿no?

La receta es la misma que la ya había hecho, aunque con alguna pequeña variante.

 photo 20f40cda-208f-486e-829f-eee3ab42379c_zpsf8ba206f.jpg

CLAFOUTIS DE CEREZAS (molde de 18 cm)

200 gramos de cerezas deshuesadas
2 huevos M
40 gramos de azúcar
125 mililitros de leche
20 mililitros de aceite de girasol
50 gramos de harina normal

Precalentar el horno a 180ºC, calor arriba y abajo.

Engrasar un molde con aceite y disponer las cerezas en él. Poner el molde encima de la rejilla para horno que vayamos a usar.

En un bol cascar los huevos. Añadir el azúcar y batir muy bien. Añadir la leche sin dejar de batir y luego el aceite. Por último, incorporar la harina sin tamizar y batir muy bien un momento.

Con cuidado de que las cerezas no se desplacen, verter la masa en el molde. No cubrir todas las cerezas, deben quedar un poco al aire.

Meter en el horno durante 20 o 25 minutos, hasta que esté ligeramente tostada.

Voilà! ¡¡Rico, rico!! Es muy sencilla de hacer, el problema es lo de las cerezas deshuesadas, pues deben estar enteras… Si no os apetece, pues nada, se cuenta la historia del aroma especial y se avisa antes de que alguien le hinque el diente 😉

 photo IMG_6013_zps177e5db5.jpg

Tarta de zanahoria (Carrot Cake)

 photo IMG_5968_zpsf8146a70.jpg

Esto de poner verdura en un postre me llama la atención. También está por ahí el pan de calabacín, tengo yo interés en saber a qué sabe eso. Pero la zanahoria en un postre ha acabado siendo bastante conocida. La zanahoria es el segundo vegetal con más azúcar en su composición y la escasez durante la Segunda Guerra Mundial y postguerra la hizo recurrente y por tanto conocida.

Muchas de las recetas que hago son porque quiero probarlas y normalmente no las había probado nunca antes, como ha sido el caso de una tarta de zanahoria. Es un bizcocho muy rico, no de sabor (que, por supuesto, también) sino de sustancia, con pasas, manzana y más cosas, además de zanahoria, claro. Además, el relleno de queso y azúcar es igualmente delicioso y queda muy bien junto.
La receta es la de Alma de Objetivo Cupcake, pero con las catidades aumentadas para que sala una tarta hermosota.

 photo IMG_5970_zps9226eef0.jpg

TARTA DE ZANAHORIA (22 cm)

210 gramos de harina
1 y media cucharadita de bicarbonato
1 y media cucharadita de canela
3 huevos
170 gramos de azúcar
180 mililitros de aceite de girasol
225 gramos de zanahoria
210 gramos de manzana
pasas y piñones (o nueces en vez de piñones)

Relleno de queso

290 gramos de queso para untar
cuatro cucharadas colmadas de azúcar glas

Precalentar el horno a 160ºC, calor arriba y abajo.

Lavar y pelar la manzana y la zanahoria. Picarlas en trocitos pequeños, a poder ser con ayuda de una picadora para que quede bien fino. Tamizar la harina con el bicarbonato y la canela.

Poner la zanahoria y la manzana picadas en un bol. Añadir los huevos, el aceite y el azúcar. Después, incorporar poco a poco la harina tamizada. Por último, añadir las pasas y los piñones.

 photo IMG_5973_zps85d5ff09.jpg

Verter la masa en un molde preparado y meterlo en el horno a media altura. Hornear durante unos 45 minutos o hasta que al pincharlo con un palillo este salga limpio. Quizás sea necesario cubrirlo con un papel albal a media cocción.

Dejar enfríar por completo y partir el bizcocho por la mitad.

Preparar el relleno, batiendo durante unos minutos el queso con el azúcar hasta que esté integrado y un poco más.

Poner el relleno entre los bizcochos y espolvorear con azúcar glass en la parte superior. ¡Está buenísimo!

 photo IMG_5971_zps9209c8ac.jpg

Tarta Sacher

IMG_5952_zps5701a371

¡Chocolate!

Una de las mejores cosas que tiene esto de aficionarse a hacer tartas y galletas y cosas es que le gente te pida cosas: ¿Me haces esas galletas de la otra vez?; ¿Podrías hacer una tarta de limón?; ¿Y si probamos y hacemos otra cosa que no sea relleno waffer? (esta última soy yo, que estoy hasta las narices de hacerlo, pero siempre cae XD)

Pues la semana pasada mi amiga Belén me pidió una tarta y sólo me dijo que la quería de chocolate, que lo demás como yo quisiera… ¡así que hice una tarta Sacher! La receta es del libro Tentaciones de Chocolate, de Aranud Delmontel y David Batty, que aunque no lo parezca, yo también tengo libros de recetas.

Ha sido una de las tartas más complicadas que he hecho, mucho chocolate y muchos huevos de por medio. Pero ha sido muy satisfactorio porque, entre otras cosas, he encontrado la mermelada más BUENA del mundo (nota: la tarta Sacher de verdad lleva mermelada de albaricoque, pero por aquí somos más fans de las frutas del bosque)

TARTA SACHER (22 cm, 8 personas)

210 gramos de chocolate negro 70%
120 gramos de mantequilla
8 huevos + 2 claras
140 gramos de azúcar
extracto de vainilla
una pizca de sal
mermelada de arándano, fresa, grosella… (O de albaricoque)

200 gramos de chocolate negro

Primero, separar las yemas de las claras. En total, 8 yemas y 10 claras. Reservar

Trocear el chocolate al 70% en un bol grande y derretirlo al baño maría junto con la mantequilla. Para que se derrita bien el agua no debe estar excesivamente caliente, mejor si no llega a hervir.

Mientras se derrite el chocolate, montar las diez claras con la pizca de sal. Añadir el azúcar y la vainilla cuando ya se formen picos blandos y seguir montándolas hasta que quede bien firme.

Precalentar el horno a 170ºC, calor arriba y abajo.

Dejar templar un poco el chocolate derretido y añadir las ocho yemas poco a poco sin dejar de remover para que no se cocinen. Agregar la harina tamizada y mezclar bien. Incorporar poco a poco las claras montadas, hasta conseguir una mezcla homogénea.

Preparar un molde redondo de 22 centímetros. Verter la masa en el molde y taparlo (taparlo, no cerrarlo herméticamente) con papel albal. La tarta debe cocinarse lentamente, por eso la tapé, para que no se quemara (mi horno tiene un pronto interesante) En mi caso, se cocinó en 55 minutos perfectamente.

Al sacarlo, dejar que se enfríe completamente sobre una rejilla. Cuando esté frío, cortar y rellenar con mermelada al gusto. Cubrir la tarta con el resto del chocolate derretido y dejar que se endurezca completamente.

La tarta debe degustarse fría, tradicionalmente acompañada con nata montada; o con helado de vainilla si se quiere; o con helado de cualquier tipo; o con más chocolate. Todo está rico si va con tarta de chocolate y todo está rico si es tarta Sacher.

Mini cheescakes

 photo IMG_5851_zps1ad343ee.jpg

¿Por qué hacer una tarta de queso grande redonda pudiendo hacer un montón pequeñitas y cucas? Pues eso mismo.

En realidad es porque no me suele apetecer tener una tarta rondando días y días por casa, prefiero las raciones pequeñas. Como en casa somos pocos, nos viene mejor. Ya sé que tengo muchos voluntarios para acojer la mayoría de mis “creaciones”, pero tampoco es plan atiborrarse de cosas cada dos por tres. Así que he decidido hacer mini cheescakes, que son todo cheescakes, con su base de galleta y su cobertura de mermelada… ehm… bueno, algunos llevan y otros no. Se la iba a poner, cuando le di un mordisco al más feo de la hornada (bueno, feos son todos, que no tengo bandeja de magdalenas y se me desparraman los papelitos como quieren) sin habérsela puesto antes, así que me puse con las fotos. Luego ya se la puse a algunos.

 photo IMG_5859_zpscb2aa831.jpg

La receta me la he inventado totalmente, según lo que yo pienso que debe llevar un cheescake. Aclaro que  aunque he modificado las cantidades de los ingredientes de la base de galleta, puede ser que siga siendo muy abundante.

Mini Cheescake (6 unidades)

40 gramos de galletas integrales
10 gramos de mantequilla derretida
10 gramos de cacao en polvo

60 mililitros de nata
130 gramos de queso de untar
50 gramos de azúcar
1 huevo
extracto de vainilla

mermelada de fresa

Picar las galletas para convertirlas en migas. Mezclar el cacao con las galletas molidas. Añadir la mantequilla derretida y mezclar bien, hasta que esté todo mojado y migoso.

Precalentar el horno a 180ºC, calor arriba y abajo. Preparar la bandeja para magdalenas con los papelitos (yo utilicé los de IKEA, que tienen una forma horrible, y unos verdes, normales, mucho mejores) y poner la base de galleta.

En un bol, poner la nata. Batirla hasta que se formen picos blandos, es decir sin que llegue a estar montada del todo, que cuando se retire el batidor salga un piquito que se tuerza. Añadir el queso de untar y seguir batiendo hasta que desaparezcan los grumitos. Incorporar el azúcar y remover. Por último, poner el huevo y el extracto y volver a batir para que quede todo homogéneo. Saldrán unas pequeñas burbujitas.

 photo IMG_5855_zps36469f4f.jpg

Repartir la mezcla de queso en todos los papelitos. Introducir la bandeja en el horno a media altura y hornear durante 30 minutos, aproximadamente. Abrir un poco la puerta del horno y dejar que se enfríen dentro durante otra media hora por lo menos. (Se supone que esto es para que no se desinflen y queden planitos, aunque algo debí de hacer mal y se me hundieron igualmente)

Cuando tomen temperatura ambiente, meterlos en la nevera y cubrirlos con un poco de mermelada, o con lo que más rabia os dé, para acabar de ser unos cheescakes deliciosos.

A mí me gusta la idea, son tamaño de ración, son como magdalenas y son pastel de queso. ¿Qué os parece?

 photo IMG_5849_zps20c93827.jpg

Grumpy Cat Cake

 photo IMG_5843_zps97934b7d.jpg

¿No sabéis quién es Grumpy Cat? ¡¡Eso es que no tenéis internet!! (y no sé cómo estáis viendo este blog…)

 photo Grumpy-Cat_zps21260955.jpg

Es una gatita que nació hace un año en Arizona. Se llama Tard (Tardar Sauce), tiene enanismo felino y una cara que hace que parece que siempre esté enfadada. Un Gato Gruñón. A mi amiga Lara le encanta así que como ya tenía pensado hacerle una tarta-gato inspirada en esta tarta-búho, la de idea hacerla de Grumpy Cat casi cayó por su propio peso.

 photo IMG_5838_zps7a74a481.jpg

La verdad es que la receta en sí no tiene ningún misterio. Volví a hacer estos bizcochos y el mismo relleno waffer de siempre que usé para la tarta de fondant. La gracia estaba en montarla de un modo original, así que fotografié el paso a paso.

 photo IMG_5837_zps99ead932.jpg

No quería que fuera muy grande, así que recorté la base más pequeña y todo fue más fácil a partir de ahí.

 photo IMG_5825_zps0bd87fec.jpg

Quizás lo más complicado fue hacer la cabeza, ya que la hice a base de recortes y necesité tres o cuatro palillos para fijarla. Para el relleno utilicé mermelada de fresa, que primero calenté, para que fuera más fácild e extender, y luego pasé por un colador para que quedara más fina.

 photo IMG_5827_zps24579c7d.jpg

Y para acabar la jornada, le puse una primera capa de relleno waffer que en esta ocasión sirvió de cobertura y a la nevera.

 photo IMG_5828_zps9da9cf04.jpg

Al día siguiente, mezclé un poco de cacao en polvo con el waffer, para que se pusiera de un color marrón muy clarito y otra vez a la nevera.

 photo IMG_5829_zpsae68611d.jpg

Preparé el fondant para la cara. ¡Yo no sabía que se podía mezclar cacao en polvo con fondant! Y en teoría no se puede, así que cuando se secaba demasiado por el polvo, le añadía unas gotitas de agua.

 photo IMG_5831_zps846d2c1f.jpg

Para hacer los detalles pinté con rotulador. Nada de tinta comestible, tinta de rotulador de toda la vida. No sé si debería decirlo en público, pero como ni es una tarta que vayan a comer niños ni es demasiada tinta… En cualquier caso, yo lo avisé.

 photo IMG_5832_zps2ec6eeb3.jpg

¡Ah, las orejas! Para las orejas corté unos trocitos de bizcocho en forma de triángulo. Mezclé un poco de waffer con un montón de cacao y las recubrí. Las pinché en la cabeza con palillos.

 photo IMG_5830_zps027fa219.jpg

¡Y ya está! Esa fue la tarea de montar una tarta Grumpy Cat. ¡¡¡FOTOS!!!

 photo IMG_5844_zpse8d28b36.jpg

 photo IMG_5836_zpsf26c94f0.jpg

 photo IMG_5842_zpsa6afa403.jpg

 photo IMG_5846_zps1d1b1f7b.jpg

Estará mal que lo diga yo, pero creo que me quedó tan graciosa y a Lara le gustó tanto que… ¡¡¡ES GENIAL!!!

Liebster Award

¡Mi primer premio blogueril! Qué ilusión más tonta. Me lo ha pasado Nancy de Dulces y algo más hace un montón de tiempo por cierto. Se da a los blogs con menos de 200 seguidores y hay que contar once cosas aleatorias sobre uno mismo y responder a once preguntas que hizo el anterior premiado.

1. No tengo “cosas” favoritas, como canciones, películas, colores… Cambian con el tiempo
2. La excepción a lo anterior es que mi número favorito siempre es el 104
3. Puedo mover las orejas
4. Hay dos cosas que podría comer en cualquier momento: gofres y bocatas de calamares
5. Me encantaría hacer cupcakes y más tartas de fondant, pero no encuentro la ocasión
6. Recuerdo demasiado bien las fechas. Soy como una agenda, la familia me pregunta por los cumpleaños (años incluidos) y los amigos hasta se asustan cuando doy una fecha como referencia.
7. Soy un poco maniática con la organización y el orden, sobre todo cuando hay otros que dependen de mí. Conmigo misma soy mucho más despistada y permisiva.
8. Me encanta viajar. Si pudiera sería de esas personas que viven con la maleta a cuestas.
9. Soy muy fan de Harry Potter. Más de una década de afición. He crecido con los personajes de JK Rowling y hasta he tenido la suerte de compartir muchos momentos  con amigos que comparten esta pasión.
10. Relacionado con lo anterior, me encanta leer. Ahora estoy con literatura épica, pero las novelas históricas y los textos filosóficos van justo después.
11. Me ha costado un montón contar estas cosas sobre mí. Seguro que hay cosas más interesantes, pero encontrar once datos aleatorios no es algo que haya sido fácil para mí.

Una frase para la vida
Últimamente mi máxima es la clásica Carpe diem
Una frase para la cocina
Hazlo fácilMake it easy
Un postre que podría comer siempre
Chocolate, en un montón de variedades
Mi comida preferida es
¿El pan? y los huevos fritos
Soy blogger por…
afición. Y para tener mi propio registro de recetas exitosas 😛
El mejor restaurante en mi ciudad es
Pueeees… no voy mucho a restaurantes, esta pregunta me la salto
La receta por la que todo el mundo me felicita se llama
Bizcocho de chocolate
¿Qué país te gustaría visitar y por qué?
¿Un país entero? Soy más de pensar en zonas más pequeñas a la hora de visitar. Así que…. los Países Bajos, un país que es pequeño.
¿Tienes alguna receta propia? ¿cuál?
La “más” propia es ésta
Un blog que recomendarías
Bakingdom
El día perfecto para hacer una receta es el…
El domingo por la tarde. O cualquier día que parezca domingo.

Voy a aplicar la frase para la cocina en las once preguntas que tengo que hacer yo y voy a hacerlas fáciles. Podeis razonar la respuesta para hacerlas más interesantes 😉
1. ¿Prefieres madrugar o trasnochar?
2. ¿Dulce o salado?
3. ¿Pizza o hamburguesa?
4. ¿Falda o pantalón?
5. ¿Libro o película?
6. ¿Película o serie?
7. ¿Otoño, invierno, primavera o verano?
8. ¿Café o té?
9. ¿Vale más una imagen que 1000 palabras?
10. Entonces, ¿Se puede juzgar un libro por la portada?
11. ¿Red social favorita?

No sigo muchos blogs pequeños, así que no voy a nominar a once, ya lo siento. Estos son mis nominados… *redoble de tambores*

Delidelicius
Una pizca de Cris
La bruja del dulce
Mind the hat
Tirando de fondo de armario (ya sé que tiene más de 200 seguidores, pero espero que se anime)
Las recetitas de Miransens (lo mismo le digo ;))

Panecillos de Pascua

buns1¡HOLAAAA!

¡He vuelto! O al menos eso parece por ahora.

Hace un par de días hice unos hot cross buns o panecillos de Pascua porque tengo por ahí un poco de levadura que no quiero que se me estropee. Ya los había hecho una vez antes, pero no quedaba tan bien como ahora, en plena Semana Santa. Yo todavía no he podido catar las torrijas de mi yaya este año (¡¡quiero torrijas!!), así que mientras tanto me entretengo haciendo estos bollitos.

La receta está sacada de la colección Delicias al horno, aunque adaptada a lo que tenía por casa (¡cómo puedo no tener mantequilla!) y a una cantidad de seis bollitos.

buns2PANECILLOS DE PASCUA (HOT CROSS BUNS) 6 unidades

75 mililitros de agua
75 mililitros de leche
1 cucharadita de azúcar
10 gramos de levadura prensada

225 gramos de harina de fuerza
25 gramos de azúcar
1 cucharadita de sal
1 cucharadita de canela
50 gramos de pasas
1 huevo
15 gramos de manteca

Para la cruz
2 cucharadas de harina normal
1 cucharadita de azúcar
1-2 cucharadas de agua (o menos, tiene que quedar una pasta densa)

Poner en un bol el agua, la leche templadas. Añadir el azúcar y remover hasta que se disuelva. Desmenuzar la levadura sobre el líquido y remover. Cubrir el bol y dejar que repose durante 20 minutos, hasta que se forme una capa de espuma.

Mientras tanto, tamizar en un bol la harina, la sal y la canela. Añadir el azúcar y las pasas. Formar un hueco en el centro e incorporar el huevo batido de antemano, la manteca derretida y la mezcla de la levadura. Amasar (con unas varillas amasadoras eléctricas es más fácil, pues es una masa algo viscosa) durante al menos diez minutos para que quede completamente integrado. Tapar y dejar reposar durante una hora.

Volver a amasar un poco y formar los bollitos. Con esta cantidad de masa da para seis bollitos bastante hermosos. Colocarnos en una bandeja de horno, separados entre sí. Tapar con un trapo de cocina limpio y ligeramente humedecido. Reposar otros 45 minutos.

Antes de que acabe el tiempo de levado, precalentar el horno a 220ºC, calor arriba y abajo. Preparar la masa de la cruz. Mezclar la harina, el azúcar y muy poquito de agua de cada vez, hasta formar una masa densa y dura. Poner esta masa en una manga y realizar la cruz sobre los bollitos.

Cuando haya pasado el tiempo de levado, meter la bandeja de los bollitos en el horno a media altura y hornear durante 15 minutos, más o menos, hasta que se doren.

Para finalizar se pueden glasear con un poco de glaseado hecho con agua caliente y azúcar a partes iguales, aunque yo no lo hice.

buns3

Recién hechos están deliciosos, muy tiernos y gustosos, perfectos para comer solos. Al día siguiente están más tiesos, sin llegar a ponerse duros y están mucho más ricos si se tuestan. No he probado a congelarlos, pero parece que aguantarían bien el proceso.

Bizcocho de manzana

bizman3

Me ha costado horrores escribir esta entrada, me daba un poco de pena poner algo encima de la tarta de fondant. Pero se me empiezan a acumular las recetas (es un decir) y creo que ya es hora de volver a las andadas.

Este bizcocho lo hice el mes pasado, de hecho. Se me ocurrió hacerlo en un molde cuadrado para variar un poco y cuando lo saqué del horno caí en la cuenta de que no tengo platos cuadrados. Lo “solucioné” haciendo las fotos encima de mi cama, que me pareció que el morado de la sábana era muy bonito… La receta esta vez la fui haciendo casi a ojo, sin seguir ninguna en concreto, así que si alguien la repite y sale un desastre la culpa es mía. De todas formas no creo que esto pueda estropearse mucho, porque estaba buenísimo.

bizman1

BIZCOCHO DE MANZANA

300 gramos de harina
2 cucharaditas de levadura
300 mililitros de manzana (más o menos tres de tamaño pequeño-mediano)
150 gramos de azúcar
2 yogures naturales
125 mililitros de leche (medio vaso)
4 cucharadas de aceite

Precalentar el horno, calor arriba y abajo, a 180ºC.
Tamizar la harina con la levadura.

Pelar las manzanas, retirar el corazón y trocear en pedazos pequeños. Incorporar a la harina junto con el resto de ingredientes. Mezclar hasta que esé todo integrado.

Si la masa fuera muy densa y difícil de integrar, incorporar poco a poco más leche para facilitar la tarea.

Verter sobre el molde preparado y hornear durante unos 30 minutos o hasta que al pincharlo con un palito éste salga limpio.

Espolvorear con un poco de azúcar glas justo antes de servir.

bizman2

Es una receta bastante fácil que da como resultado un bizcocho muy jugoso. ¿Alguien se anima?

¡¡Mi primera tarta de fondant!!

fondant2

¡¡HALA LO QUE HE HECHO!!

Esta es mi primera primerísima tarta de fondant y ha sido para celebrar el primer cumpleaños de mi prima Noa. La comimos el sábado pasado y a todo el mundo le encantó. Yo le veo un montón de fallos para ser una tarta de fondant perfecta, pero la veo ESTUPENDA para ser mi primera tarta de fondant.

fondant3

Ya tenía todo pensado cuando Alma publicó su tutorial de los bordes perfectos con fondant. Seguí su paso a paso, pero como mi relleno no era ganache creo que no sirvió de mucho. De hecho los bizcochos también son una receta de Alma y sin duda volveré a hacerlos para otra tarta ¡delicioso! El relleno era el clásico waffer, que personalmente estoy hasta las narices de prepararlo pero que en mi casa triunfa cada vez. Encima como es blanco pude teñirlo de rosa, igual que las florecitas de fondant, tonos de rosa que hice con el colorante rosa de Wilton.

Primero hice el bizcocho, el jueves. El viernes por la mañana preparé el relleno, luego por la noche hice las flores y monté la tarta. La tarta estuvo toda la noche en la nevera y el sábado por la mañana la cubrí con el fondant.

La única variación es que la masa del bizcocho está pensada para tres moldes de 15 cm y yo lo hice en dos de 18 cm.

fondant1

BIZCOCHO

200 gramos de mantequilla
200 gramos de azúcar
4 huevos
extracto de vainilla
200 gramos de harina
2 cucharaditas de levadura química

Tamizar la harina con la levadura y reservar. Precalentar el horno a 175ºC
Batir el azúcar con la mantequilla hasta que quede esponjoso, yo utilicé unas varillas eléctricas. Añadir los huevos uno a uno hasta que se integren por completo y el extracto. Añadir la harina tamizada e integrarla en la masa con ayuda de una espátula para mantener el aire en la masa.
Preparar los moldes y repartir la masa. Hornear durante unos 30 minutos o hasta que al pinchar con un palito, éste salga limpio. No sé si será por mi horno (aunque no me suele pasar, por eso lo comento) pero a media cocción tuve que poner un poco de papel albal porque se estaban tostando mucho.
Cuando se enfríen del todo, forrar con papel film y reservar. Yo no le puse almíbar, al tener el bizcocho esperando durante un día antes de montarla tarta, la propia evaporación lo dejó tierno y jugoso.

fondant4

RELLENO WAFER

500 mililitros de nata
200 gramos de queso de untar
2 hojas de láminas de gelatina
4 cucharadas de azúcar
extracto de vainilla

Hidratar las hojas de gelatina en agua fría.

Reservar un par de cucharadas de nata y montar el resto. Que esté bien fría ayuda mucho. Cuando ya esté ligeramente montada, añadir el azúcar y el extracto.
Calentar la nata reservada y añadir las hojas de gelatina. Batir hasta que se disuelvan. Incorporar el queso de untar y mezclar bien. Por último añadir la nata montada al queso.
Teñirlo al final del proceso con una cucharita.
Dejar reposar en la nevera durante cuatro horas para que la gelatina endurezca.

Y una última foto para que veáis lo conjuntada que estaba mi prima con su tarta ¡y sin planearlo! porque aunque sabían que había tarta, nadie tenía ni idea de cómo iba a ser 😀

fondant5

Galletas sin mantequilla

Photobucket

El otro día me apetecía mucho comer galletas, pero no había en casa. Además era domingo y no podía ir a comprar nada en un arrebato, así que decidí hacerlas en un momento… ¡y tampoco tenía mantequilla!

No me rendí y busqué una receta de galletas sin mantequilla. No están tan buenas como otras que he hecho, pero como no llevan mantequilla, son integrales, llevan clara, leche desnatada y muy poco azúcar, puedes comerte media docena sin remordimientos. Sobre todo si las haces pequeñitas. Además son muy rápidas de preparar y hornear. Seguro que con un poco de chocolate por encima mejoran un montón.

Photobucket

GALLETAS SIN MANTEQUILLA (30-35 uds)

200 gramos de harina integral
50 gramos de azúcar moreno
1/4 cucharadita de bicarbonato
55 mililitros de aceite vegetal
55 mililitros de leche desnatada
1 clara de huevo
extracto de vainilla

Precalentar el horno a 170ºC, calor arriba y abajo.

Tamizar la harina junto al azúcar y al bicarbonato.

Mezclar el aceite junto a la leche, la clara y la vainilla. Añadir poco a poco a los ingredientes secos. Se formará poco a poco una masa manejable con las manos. Amasar hasta que esté bien integrado.

Al no llevar mantequilla no necesitamos tiempo de reposo, así que preparar una superficie para estirar la masa. Espolvorear una superficie limpia con un poco de harina y estirar la masa con ayuda de un rodillo hasta obtener una plancha de medio centímetro de grosor, más o menos.

Cortar la masa con un cortagalletas. Yo usé uno con forma de flor, el más pequeño que tengo, de unos 5 centímetros. Disponer las galletas en una bandeja de horno preparada con papel de hornear. Es una masa que apenas crece, así que se puede llenar la bandeja de galletas para hornear sólo una vez.

Hornear durante 10-12 minutos (depende del tamaño puede hacer falta más tiempo) hasta que justo cojan color. Dejar enfriar sobre una rejilla para que se acaben de endurecer.

Photobucket

Son bastante sencillas y muy rápidas, casi tardan más en enfriarse que en hornearse. La verdad es que no están tan buenas como las galletas de mantequilla, pero sin duda sirven para quitar el gusanillo de un modo relativamente sano. ¿Qué os parece? ¿Pensabáis que una galleta no se podía hacer sin mantequilla?

Photobucket