Mini cheescakes

 photo IMG_5851_zps1ad343ee.jpg

¿Por qué hacer una tarta de queso grande redonda pudiendo hacer un montón pequeñitas y cucas? Pues eso mismo.

En realidad es porque no me suele apetecer tener una tarta rondando días y días por casa, prefiero las raciones pequeñas. Como en casa somos pocos, nos viene mejor. Ya sé que tengo muchos voluntarios para acojer la mayoría de mis “creaciones”, pero tampoco es plan atiborrarse de cosas cada dos por tres. Así que he decidido hacer mini cheescakes, que son todo cheescakes, con su base de galleta y su cobertura de mermelada… ehm… bueno, algunos llevan y otros no. Se la iba a poner, cuando le di un mordisco al más feo de la hornada (bueno, feos son todos, que no tengo bandeja de magdalenas y se me desparraman los papelitos como quieren) sin habérsela puesto antes, así que me puse con las fotos. Luego ya se la puse a algunos.

 photo IMG_5859_zpscb2aa831.jpg

La receta me la he inventado totalmente, según lo que yo pienso que debe llevar un cheescake. Aclaro que  aunque he modificado las cantidades de los ingredientes de la base de galleta, puede ser que siga siendo muy abundante.

Mini Cheescake (6 unidades)

40 gramos de galletas integrales
10 gramos de mantequilla derretida
10 gramos de cacao en polvo

60 mililitros de nata
130 gramos de queso de untar
50 gramos de azúcar
1 huevo
extracto de vainilla

mermelada de fresa

Picar las galletas para convertirlas en migas. Mezclar el cacao con las galletas molidas. Añadir la mantequilla derretida y mezclar bien, hasta que esté todo mojado y migoso.

Precalentar el horno a 180ºC, calor arriba y abajo. Preparar la bandeja para magdalenas con los papelitos (yo utilicé los de IKEA, que tienen una forma horrible, y unos verdes, normales, mucho mejores) y poner la base de galleta.

En un bol, poner la nata. Batirla hasta que se formen picos blandos, es decir sin que llegue a estar montada del todo, que cuando se retire el batidor salga un piquito que se tuerza. Añadir el queso de untar y seguir batiendo hasta que desaparezcan los grumitos. Incorporar el azúcar y remover. Por último, poner el huevo y el extracto y volver a batir para que quede todo homogéneo. Saldrán unas pequeñas burbujitas.

 photo IMG_5855_zps36469f4f.jpg

Repartir la mezcla de queso en todos los papelitos. Introducir la bandeja en el horno a media altura y hornear durante 30 minutos, aproximadamente. Abrir un poco la puerta del horno y dejar que se enfríen dentro durante otra media hora por lo menos. (Se supone que esto es para que no se desinflen y queden planitos, aunque algo debí de hacer mal y se me hundieron igualmente)

Cuando tomen temperatura ambiente, meterlos en la nevera y cubrirlos con un poco de mermelada, o con lo que más rabia os dé, para acabar de ser unos cheescakes deliciosos.

A mí me gusta la idea, son tamaño de ración, son como magdalenas y son pastel de queso. ¿Qué os parece?

 photo IMG_5849_zps20c93827.jpg

2 pensamientos en “Mini cheescakes

Deja un comentario