Tarta de zanahoria (Carrot Cake)

 photo IMG_5968_zpsf8146a70.jpg

Esto de poner verdura en un postre me llama la atención. También está por ahí el pan de calabacín, tengo yo interés en saber a qué sabe eso. Pero la zanahoria en un postre ha acabado siendo bastante conocida. La zanahoria es el segundo vegetal con más azúcar en su composición y la escasez durante la Segunda Guerra Mundial y postguerra la hizo recurrente y por tanto conocida.

Muchas de las recetas que hago son porque quiero probarlas y normalmente no las había probado nunca antes, como ha sido el caso de una tarta de zanahoria. Es un bizcocho muy rico, no de sabor (que, por supuesto, también) sino de sustancia, con pasas, manzana y más cosas, además de zanahoria, claro. Además, el relleno de queso y azúcar es igualmente delicioso y queda muy bien junto.
La receta es la de Alma de Objetivo Cupcake, pero con las catidades aumentadas para que sala una tarta hermosota.

 photo IMG_5970_zps9226eef0.jpg

TARTA DE ZANAHORIA (22 cm)

210 gramos de harina
1 y media cucharadita de bicarbonato
1 y media cucharadita de canela
3 huevos
170 gramos de azúcar
180 mililitros de aceite de girasol
225 gramos de zanahoria
210 gramos de manzana
pasas y piñones (o nueces en vez de piñones)

Relleno de queso

290 gramos de queso para untar
cuatro cucharadas colmadas de azúcar glas

Precalentar el horno a 160ºC, calor arriba y abajo.

Lavar y pelar la manzana y la zanahoria. Picarlas en trocitos pequeños, a poder ser con ayuda de una picadora para que quede bien fino. Tamizar la harina con el bicarbonato y la canela.

Poner la zanahoria y la manzana picadas en un bol. Añadir los huevos, el aceite y el azúcar. Después, incorporar poco a poco la harina tamizada. Por último, añadir las pasas y los piñones.

 photo IMG_5973_zps85d5ff09.jpg

Verter la masa en un molde preparado y meterlo en el horno a media altura. Hornear durante unos 45 minutos o hasta que al pincharlo con un palillo este salga limpio. Quizás sea necesario cubrirlo con un papel albal a media cocción.

Dejar enfríar por completo y partir el bizcocho por la mitad.

Preparar el relleno, batiendo durante unos minutos el queso con el azúcar hasta que esté integrado y un poco más.

Poner el relleno entre los bizcochos y espolvorear con azúcar glass en la parte superior. ¡Está buenísimo!

 photo IMG_5971_zps9209c8ac.jpg

Tarta Sacher

IMG_5952_zps5701a371

¡Chocolate!

Una de las mejores cosas que tiene esto de aficionarse a hacer tartas y galletas y cosas es que le gente te pida cosas: ¿Me haces esas galletas de la otra vez?; ¿Podrías hacer una tarta de limón?; ¿Y si probamos y hacemos otra cosa que no sea relleno waffer? (esta última soy yo, que estoy hasta las narices de hacerlo, pero siempre cae XD)

Pues la semana pasada mi amiga Belén me pidió una tarta y sólo me dijo que la quería de chocolate, que lo demás como yo quisiera… ¡así que hice una tarta Sacher! La receta es del libro Tentaciones de Chocolate, de Aranud Delmontel y David Batty, que aunque no lo parezca, yo también tengo libros de recetas.

Ha sido una de las tartas más complicadas que he hecho, mucho chocolate y muchos huevos de por medio. Pero ha sido muy satisfactorio porque, entre otras cosas, he encontrado la mermelada más BUENA del mundo (nota: la tarta Sacher de verdad lleva mermelada de albaricoque, pero por aquí somos más fans de las frutas del bosque)

TARTA SACHER (22 cm, 8 personas)

210 gramos de chocolate negro 70%
120 gramos de mantequilla
8 huevos + 2 claras
140 gramos de azúcar
extracto de vainilla
una pizca de sal
mermelada de arándano, fresa, grosella… (O de albaricoque)

200 gramos de chocolate negro

Primero, separar las yemas de las claras. En total, 8 yemas y 10 claras. Reservar

Trocear el chocolate al 70% en un bol grande y derretirlo al baño maría junto con la mantequilla. Para que se derrita bien el agua no debe estar excesivamente caliente, mejor si no llega a hervir.

Mientras se derrite el chocolate, montar las diez claras con la pizca de sal. Añadir el azúcar y la vainilla cuando ya se formen picos blandos y seguir montándolas hasta que quede bien firme.

Precalentar el horno a 170ºC, calor arriba y abajo.

Dejar templar un poco el chocolate derretido y añadir las ocho yemas poco a poco sin dejar de remover para que no se cocinen. Agregar la harina tamizada y mezclar bien. Incorporar poco a poco las claras montadas, hasta conseguir una mezcla homogénea.

Preparar un molde redondo de 22 centímetros. Verter la masa en el molde y taparlo (taparlo, no cerrarlo herméticamente) con papel albal. La tarta debe cocinarse lentamente, por eso la tapé, para que no se quemara (mi horno tiene un pronto interesante) En mi caso, se cocinó en 55 minutos perfectamente.

Al sacarlo, dejar que se enfríe completamente sobre una rejilla. Cuando esté frío, cortar y rellenar con mermelada al gusto. Cubrir la tarta con el resto del chocolate derretido y dejar que se endurezca completamente.

La tarta debe degustarse fría, tradicionalmente acompañada con nata montada; o con helado de vainilla si se quiere; o con helado de cualquier tipo; o con más chocolate. Todo está rico si va con tarta de chocolate y todo está rico si es tarta Sacher.