Tarta Sacher

IMG_5952_zps5701a371

¡Chocolate!

Una de las mejores cosas que tiene esto de aficionarse a hacer tartas y galletas y cosas es que le gente te pida cosas: ¿Me haces esas galletas de la otra vez?; ¿Podrías hacer una tarta de limón?; ¿Y si probamos y hacemos otra cosa que no sea relleno waffer? (esta última soy yo, que estoy hasta las narices de hacerlo, pero siempre cae XD)

Pues la semana pasada mi amiga Belén me pidió una tarta y sólo me dijo que la quería de chocolate, que lo demás como yo quisiera… ¡así que hice una tarta Sacher! La receta es del libro Tentaciones de Chocolate, de Aranud Delmontel y David Batty, que aunque no lo parezca, yo también tengo libros de recetas.

Ha sido una de las tartas más complicadas que he hecho, mucho chocolate y muchos huevos de por medio. Pero ha sido muy satisfactorio porque, entre otras cosas, he encontrado la mermelada más BUENA del mundo (nota: la tarta Sacher de verdad lleva mermelada de albaricoque, pero por aquí somos más fans de las frutas del bosque)

TARTA SACHER (22 cm, 8 personas)

210 gramos de chocolate negro 70%
120 gramos de mantequilla
8 huevos + 2 claras
140 gramos de azúcar
extracto de vainilla
una pizca de sal
mermelada de arándano, fresa, grosella… (O de albaricoque)

200 gramos de chocolate negro

Primero, separar las yemas de las claras. En total, 8 yemas y 10 claras. Reservar

Trocear el chocolate al 70% en un bol grande y derretirlo al baño maría junto con la mantequilla. Para que se derrita bien el agua no debe estar excesivamente caliente, mejor si no llega a hervir.

Mientras se derrite el chocolate, montar las diez claras con la pizca de sal. Añadir el azúcar y la vainilla cuando ya se formen picos blandos y seguir montándolas hasta que quede bien firme.

Precalentar el horno a 170ºC, calor arriba y abajo.

Dejar templar un poco el chocolate derretido y añadir las ocho yemas poco a poco sin dejar de remover para que no se cocinen. Agregar la harina tamizada y mezclar bien. Incorporar poco a poco las claras montadas, hasta conseguir una mezcla homogénea.

Preparar un molde redondo de 22 centímetros. Verter la masa en el molde y taparlo (taparlo, no cerrarlo herméticamente) con papel albal. La tarta debe cocinarse lentamente, por eso la tapé, para que no se quemara (mi horno tiene un pronto interesante) En mi caso, se cocinó en 55 minutos perfectamente.

Al sacarlo, dejar que se enfríe completamente sobre una rejilla. Cuando esté frío, cortar y rellenar con mermelada al gusto. Cubrir la tarta con el resto del chocolate derretido y dejar que se endurezca completamente.

La tarta debe degustarse fría, tradicionalmente acompañada con nata montada; o con helado de vainilla si se quiere; o con helado de cualquier tipo; o con más chocolate. Todo está rico si va con tarta de chocolate y todo está rico si es tarta Sacher.

Bizcocho de manzana

bizman3

Me ha costado horrores escribir esta entrada, me daba un poco de pena poner algo encima de la tarta de fondant. Pero se me empiezan a acumular las recetas (es un decir) y creo que ya es hora de volver a las andadas.

Este bizcocho lo hice el mes pasado, de hecho. Se me ocurrió hacerlo en un molde cuadrado para variar un poco y cuando lo saqué del horno caí en la cuenta de que no tengo platos cuadrados. Lo “solucioné” haciendo las fotos encima de mi cama, que me pareció que el morado de la sábana era muy bonito… La receta esta vez la fui haciendo casi a ojo, sin seguir ninguna en concreto, así que si alguien la repite y sale un desastre la culpa es mía. De todas formas no creo que esto pueda estropearse mucho, porque estaba buenísimo.

bizman1

BIZCOCHO DE MANZANA

300 gramos de harina
2 cucharaditas de levadura
300 mililitros de manzana (más o menos tres de tamaño pequeño-mediano)
150 gramos de azúcar
2 yogures naturales
125 mililitros de leche (medio vaso)
4 cucharadas de aceite

Precalentar el horno, calor arriba y abajo, a 180ºC.
Tamizar la harina con la levadura.

Pelar las manzanas, retirar el corazón y trocear en pedazos pequeños. Incorporar a la harina junto con el resto de ingredientes. Mezclar hasta que esé todo integrado.

Si la masa fuera muy densa y difícil de integrar, incorporar poco a poco más leche para facilitar la tarea.

Verter sobre el molde preparado y hornear durante unos 30 minutos o hasta que al pincharlo con un palito éste salga limpio.

Espolvorear con un poco de azúcar glas justo antes de servir.

bizman2

Es una receta bastante fácil que da como resultado un bizcocho muy jugoso. ¿Alguien se anima?

¡¡Mi primera tarta de fondant!!

fondant2

¡¡HALA LO QUE HE HECHO!!

Esta es mi primera primerísima tarta de fondant y ha sido para celebrar el primer cumpleaños de mi prima Noa. La comimos el sábado pasado y a todo el mundo le encantó. Yo le veo un montón de fallos para ser una tarta de fondant perfecta, pero la veo ESTUPENDA para ser mi primera tarta de fondant.

fondant3

Ya tenía todo pensado cuando Alma publicó su tutorial de los bordes perfectos con fondant. Seguí su paso a paso, pero como mi relleno no era ganache creo que no sirvió de mucho. De hecho los bizcochos también son una receta de Alma y sin duda volveré a hacerlos para otra tarta ¡delicioso! El relleno era el clásico waffer, que personalmente estoy hasta las narices de prepararlo pero que en mi casa triunfa cada vez. Encima como es blanco pude teñirlo de rosa, igual que las florecitas de fondant, tonos de rosa que hice con el colorante rosa de Wilton.

Primero hice el bizcocho, el jueves. El viernes por la mañana preparé el relleno, luego por la noche hice las flores y monté la tarta. La tarta estuvo toda la noche en la nevera y el sábado por la mañana la cubrí con el fondant.

La única variación es que la masa del bizcocho está pensada para tres moldes de 15 cm y yo lo hice en dos de 18 cm.

fondant1

BIZCOCHO

200 gramos de mantequilla
200 gramos de azúcar
4 huevos
extracto de vainilla
200 gramos de harina
2 cucharaditas de levadura química

Tamizar la harina con la levadura y reservar. Precalentar el horno a 175ºC
Batir el azúcar con la mantequilla hasta que quede esponjoso, yo utilicé unas varillas eléctricas. Añadir los huevos uno a uno hasta que se integren por completo y el extracto. Añadir la harina tamizada e integrarla en la masa con ayuda de una espátula para mantener el aire en la masa.
Preparar los moldes y repartir la masa. Hornear durante unos 30 minutos o hasta que al pinchar con un palito, éste salga limpio. No sé si será por mi horno (aunque no me suele pasar, por eso lo comento) pero a media cocción tuve que poner un poco de papel albal porque se estaban tostando mucho.
Cuando se enfríen del todo, forrar con papel film y reservar. Yo no le puse almíbar, al tener el bizcocho esperando durante un día antes de montarla tarta, la propia evaporación lo dejó tierno y jugoso.

fondant4

RELLENO WAFER

500 mililitros de nata
200 gramos de queso de untar
2 hojas de láminas de gelatina
4 cucharadas de azúcar
extracto de vainilla

Hidratar las hojas de gelatina en agua fría.

Reservar un par de cucharadas de nata y montar el resto. Que esté bien fría ayuda mucho. Cuando ya esté ligeramente montada, añadir el azúcar y el extracto.
Calentar la nata reservada y añadir las hojas de gelatina. Batir hasta que se disuelvan. Incorporar el queso de untar y mezclar bien. Por último añadir la nata montada al queso.
Teñirlo al final del proceso con una cucharita.
Dejar reposar en la nevera durante cuatro horas para que la gelatina endurezca.

Y una última foto para que veáis lo conjuntada que estaba mi prima con su tarta ¡y sin planearlo! porque aunque sabían que había tarta, nadie tenía ni idea de cómo iba a ser 😀

fondant5

Tarta arcoiris (Rainbow Cake)

iris8

Hace unos días mi amiga Lara y yo volvimos a tener una de nuestras tardes reposteras; esta vez queríamos hacer una tarta para el cumpleaños de su novio. Compramos una caja de colorantes de Wilton a medias y pasamos unas cuantas horas en la cocina, con el horno encendido haciendo bizcochos como si no hubiera un mañana. De hecho casi no lo había y tuvimos que acabar montandola tarta a la mañana siguiente. La verdad es que nos lo pasamos muy bien, nuestras tardes reposteras suelen ser un éxito… y las cosas nos quedan así de decadentes 😀

iris3
Este era su aspecto original, tan mona ella.

Pues bien, sacamos la receta de Las recetitas de Mirasens (un poco tuneada), aumentamos las cantidades un 50%… y luego volvimos a hacer la masa y luego un tercio de las cantidades otra vez. Queríamos una tarta enorme y el primer bizcocho que hicimos (el rojo) nos quedó muy finito para lo que teníamos en mente. Cuando nos juntamos es que la líamos. Al final nos cortamos en siete bizcochos de colores que estaban buenísimos. Relleno de crema de cacao (nocilla, vamos) con yogur. Y aunque queríamos cubrirla con fondant, cuando me puse a ello no tenía suficiente, así que acabó con una capa de crema waffer que es un clásico para nosotras.

iris4

TARTA ARCOIRIS*

400 gramos de harina
45 gramos de maicena
1 1/2 cucharada de levadura
3/4 cucharadita de sal
400 mililitros de leche
50 mililitros de yogur
6 claras de huevo
340 gramos de azúcar
190 gramos de mantequilla
extracto al gusto

* Nota sobre las cantidades: nosotras repetimos esta receta dos veces para obtener una tarta ENORME. Sin embargo estas cantidades son normales, para unas 8-10 personas, por ejemplo.

iris6

Precalentar el horno (calor arriba y abajo) a 170ºC

Tamizar los ingredientes secos (harina, maicena, levadura, sal) y mezclar los ingredientes húmedos (leche, yogur, claras, extracto). Reservar.

Batir el azúcar con la mantequilla hasta obtener una masa esponjosa. Añadir alternativamente la mitad de los ingredientes secos y húmedos (para que la masa no se haga inmanejable o se produzcan grumos).

iris7

Pesar la masa y dividirla en tantos colores como se vayan a usar. En este caso, más o menos, saldrá como un vaso de masa para preparar seis colores. Teñir la masa con colorante en pasta. ¡En pasta! Así se conseguirán colores intensos. No sirve colorante líquido, que colorea MUY poco.

Verter la masa del primer bizcocho en un molde de 22 centímetros. También se puede verter la masa en el molde y colorearlo directamente ahí, cada cual con su truquillo.

Hornear durante 20 minutos. Repetir hasta acabar.

iris9

RELLENO DE CREMA DE CACAO Y YOGUR*

250 gramos de crema de cacao
125 gramos de yogur natural

* Repito que la tarta que se ve en las fotos tiene el doble de la cantidad de todos los componentes de la tarta, las recetas están proporcionadas.

Poner en un bol la crema y el yogur y batir hasta obtener una consistencia homogénea.

iris2

El momento de montarla tarta fue bastante divertido. Los bizcochos reposaron toda la noche en la nevera, envueltos en papel film. Al ser tan grande y el relleno no muy denso, los bizcochos resbalaban un poco y tuve que asegurarlos con palitos de brocheta, mientras ponía el relleno. Luego retiraba los palitos, ponía un nuevo bizcocho y otra vez los palitos.

Para acabar, cubrí la tarta con crema waffer, que ya he usado montones de veces por aquí, incluído en mi propia tarta de cumpleaños. Ah, y lacasitos por encima. Si alguien quiere recrearla igual, será mejor que espere a que solidifique un poco más la crema antes de poner los lacasitos, ya que al mojarse el colorante llora y acaba por darle el toque un poco tristón y decadente que se ve en las fotos 😛

iris1

Creo que no habíamos hecho un proyecto tan grande nunca, la verdad es que lleva un trabajo importante. Lo mejor fue ver la sopresa de todo el mundo cuando veía el corte y además ¡estaba buenísima!

¿Alguien más se anima a hacer una de éstas? ¡Es muy divertido! 🙂

iris5

23 años

Photobucket

¡¡Ayer fue mi cumple!! ¡¡Hice una tarta enorme y lo celebré con todos mis primitos!!

Es lo que tiene un cumpleaños en medio de las navidades, que además de Nochebuena y Nochevieja… ¡tenemos cumple de Mónica! Es muy divertido para mis primitos, porque la más grande tiene 7 años y yo… ¡cumplo 23! ¡Menudo desfase! Así que nada, globos, guirnaldas, gusanitos y de todo.

Photobucket

Eso sí, con una tarta GRAAAAAANDEEEE :D. Tres pisos. Iban a ser cuatro pero me achanté y lo dejé en tres. Dio para dieciocho personas y sobró, estoy muy contenta con ella. Era del bizcocho de chocolate y del relleno wafer que ya ha conseguido montones de aficionados en casa.

Photobucket

¡Feliz cumpleaños para mí!

El bizcocho de chocolate

Esta receta está muy arriba en la lista de mis favoritas de todos los tiempos. Este bizcocho fue la primera receta que me atreví a variar a partir del archiconocido bizcocho de yogur, el que se hace con la medida del vaso de yogur. Antes lo hacía con cacao en polvo de hacer chocolate a la taza; le ponía una pasada de ese cacao (como puse en esta receta) pero sin duda con cacao en polvo de verdad queda infinitamente mejor.

Hice de nuevo esta receta el otro día, ocupándome bien de pesarlo y medirlo todo, fotografiando el paso a paso. Me alegro mucho de haberlo hecho, porque al final me quedó especialmente bueno. Queda muy esponjoso, dulce en su justa medida y bueno tanto para trocearlo y comerlo como un simple bizcocho como para montar una tarta a partir de él. TOTALMENTE RECOMENDABLE.

Veo que mucha gente se interesa por saber cuáles son las medidas métricas del vaso del yogur. Un vaso de yogur son 125 gramos de yogur (lo pone en la tarrina) y 100 mililitros. Los mililitros son los mismos, sean de agua, de aceite, de yogur, de leche… porque los mililitros son medidas volumétricas y el volumen, lo que ocupa en el espacio, es siempre lo mismo. Aparte de saber esto, cuando hice la receta pesé la harina y el azúcar en el vaso de yogur y saqué las medidas métricas aproximadas.

1 medida de vaso de yogur: 80 gramos de harina
1 medida de vaso de yogur: 120 gramos de azúcar

Después de esto, la receta y los valores completos.

BIZCOCHO DE CHOCOLATE

1 yogur de 125 gramos
3 huevos M
1/2 vaso de yogur de cacao en polvo (45 gramos)
2 1/2 vasos de yogur de harina (200 gramos)
2 medidas de yogur de azúcar (240 gramos de azúcar)
1 medida de yogur de aceite vegetal (100 mililitros)
1 cucharadita de levadura química

 photo megabizcho1.jpg

Cascar los huevos y separar las claras de las yemas. Reservar las claras.

 photo megabizcho2.jpg

En el bol de las yemas, poner el yogur. Limpiar el vaso del yogur y usarlo como medida para el retso de ingredientes (a no ser que queráis usar las medidas en gramos, entonces podeis tirar la tarrina sin limpiarla y sin remordimientos).

 photo megabizcho3.jpg

Añadir medio vaso de yogur de cacao en polvo y luego dos vasos y medio de harina. La receta original pide tres medidas de harina, así que es el medio vaso que restamos de harina, lo que incorporarmos de cacao. Personalmente vierto la harina al bol a través de un tamizador y lo hago poco a poco añadiendo la cucharadita de levadura entre tandas, para que se tamice conjuntamente en el proceso. Este paso en realidad es un paso perezoso, para no usar otro bol para tamizar la harina con la levadura de verdad. También se puede usar harina bizcochona directamente y nos ahorramos la levadura (que esta harina ya lleva)

 photo megabizcho4.jpg

Photobucket

Añadir el azúcar y el aceite y mezclar esta masa. Es una masa bastante consistente. Precalentar el horno a 180ºC

 photo megabizcho5.jpg

Preparar el molde. A mí no me gusta mezclar diferentes tipos de grasas, así que si el bizcocho lleva mantequilla, unto el molde con mantequilla y si lleva aceite uso aceite, como en este caso. Nunca les pongo harina, porque desmoldo muy bien sin ella, para mí no es necesaria. Montar las claras a punto de nieve e incorporarlas a la masa de cacao.

 photo megabizcho7.jpg

 photo megabizcho8.jpg

Las claras montadas dan una consistencia más ligera a la masa. Tras integrar las claras, verter en el molde y ponerlo sobre una rejilla para introducirlo en el horno a media altura.

 photo megabizcho9.jpg

 photo megabizcho10.jpg

El bizcocho estará listo en unos 40 minutos o cuando al pincharlo con un palito, éste salga limpio.

 photo megabizcho11.jpg

Para acabar, le puse encima la flor de fondant (y de paso el osito) que hice previamente ¿A que quedó mono?

 photo megabizcho12.jpg

Clafoutis de manzana

 photo cf1.jpg

Sigo con postres franceses. No sé qué me ha dado y tampoco es que haya buscado específicamente postres de este país. El caso es que después de los macarons y las madeleines, he hecho una clafoutis.

Bien, la clafoutis debe ser de cerezas para llamarse clafoutis. Si lleva pera o manzana se llama flaugnarde. Sin embargo, (vuelve a salir mi vena práctica) creo que poca gente busca una receta de “flaugnarde”, así que aquí está mi aportación con una clafoutis sin cerezas pero con manzana.

Esta es de esas recetas que te pones a buscar a ver cómo se hacen y al final no recuerdas de qué página sacaste la receta. Algo que suelo hacer mucho es usar ingredientes de una y la forma de hacerlo de otra, así que encima tengo dos fuentes diferentes. Y además, en este caso hice alguna cosa diferente, como sustituir la nata por leche (más ligero, por otra parte) y poner tres huevos L en lugar de cuatro M. ¡Ah! y también debería decir que la clafoutis no lleva levadura, pero yo puse la mitad de harina que lleva con levadura. Inventos de una. Quedó realmente bien, por eso comparto la receta.

 photo cf2.jpg

CLAFOUTIS DE MANZANA O FLAUGNARDE

400 gramos de manzana pelada y cortada
3 huevos L
80 gramos de azúcar
250 mililitros de leche
1 cucharadita de aroma o extracto de vainilla
50 gramos de mantequilla derretida
50 gramos de harina de trigo
50 gramos de harina bizcochona (con levadura química incorporada)
azúcar glas

 photo ci1.jpg

Preparar la fruta. Pelar las manzanas, cortarlas en pedazos de uno o dos centímetros. Dejar reposar con un poco de azúcar glas.

Preparar un molde bajo, redondo, de 28 centímetros de diámetro. Untarlo con mantequilla. Si es un molde de cristal con los bordes rizados mejor, es el que pide la receta típica. Yo tengo uno así, pero es más pequeño, por lo que usé el que tengo de silicona. Esta una receta grande, así que se puede hacer sólo con la mitad de cantidad de ingredientes (poniendo sólo dos huevos M) y hornearla en un molde bajo, redondo, de 22 centímetros de diámetro.

 photo ci2.jpg

Añadir a la leche una cucharadita de vainilla. En un bol grande, cascar los dos huevos y batir un poco. Añadir el azúcar y seguir batiendo. Echar la leche con la vainilla y batir de nuevo. Poner la mantequilla derretita y volver a batir. Por último incorporar la harina, tamizada sobre el bol. Integrarlo todo.

Precalentar el horno a 180ºC

Poner la manzana en el molde y luego verter sobre él la masa anterior. Decorar con trozos de manzana. Para partir la manzana de este modo, lo que a mí me resulta más fácil es partirla primero en cuartos para retirar el corazón; los cuartos a la mitad y luego otra vez. Salen dieciséis trozos.

 photo ci5.jpg

No seáis tan listos como yo y preparar el molde ya encima de la rejilla en la que lo meteremos al horno, sobre todo si usáis un molde de silicona. Los resultados del traslado pueden ser terribles.

Meter en el horno a media altura sobre una rejilla. Hornear durante 30-35 minutos.

 photo ci7.jpg

Las clafoutis suelen servirse templadas, a temperatura ambiente como muy frías. Se suelen espolvorear con azúcar glas, aunque yo no lo hice por la razón más común del mundo: se me olvidó. También se puede acompañar con una bola de helado de vainilla si se presenta como un postre en alguna ocasión especial. Sola también esta estupenda.

 photo cf3.jpg

Tarta de bizcocho de chocolate y relleno wafer

 photo bizco1.jpg

No tengo perdón.

Llevo un montón sin poner ninguna receta. Pero es peor de lo que parece porque tengo recetas que poner. No es que estuviera vaga y sin cocinar, o sin ocasiones en las que hacer alguna cosita. Tengo recetas.

Así que aquí va la receta de un bizcocho de chocolate que está buenísimo, es muy fácil y fue la primera receta que, digamos, me inventé. Es el clásico bizcocho de yogur, el que se hace con la medida del vaso de yogur, pero con chocolate.

Para el relleno wafer seguí la receta de Dulces bocados, que es de lo más rico que he probado y que ya he hecho un montón (tres) de veces. Para muestra las fotos variadas que he puesto en esta entrada, pues tanto la tarta alargada como la que tiene forma de corazón siguen las mismas recetas con distinto molde. El corazón lo hice con mi amiga Lara en una de nuestras tardes reposteras, que poco a poco se van convirtiendo en una costumbre más o menos mensual. Aquel día en realidad hicimos ¡tres corazones!. La tarta alargada fue una recreación una semana después que sirvió de postre el primer día que mi recién nacida prima Noa estuvo en casa de los yayos.

 photo 2b43741f-35cf-4573-b892-762bcf6fa6d2_zpsc7e69f5d.jpg

BIZCOCHO DE CHOCOLATE

1 yogur natural de 125 gramos
1 medida de vaso de yogur de harina
2 medidas de vaso de yogur de cacao en polvo
2 medidas de vaso de yogur de azúcar
1 medida de vaso de yogur de aceite vegetal
1 cucharadita de levadura química
3 huevos M/L

Precalentar el horno a 180ºC

Separar las claras de las yemas de los tres huevos. Poner las yemas en un bol grande al que añadiremos el resto de ingredientes; las claras en un bol más pequeño aparte. Montar las claras y reservar.

En el bol grande de las yemas, echar el yogur. Lavar el vasito de yogur y secarlo bien. Utilizar ese mismo vasito de plástico para calcular el resto de los ingredientes. Así, con la medida del yogur, añadir una medida de harina, dos de cacao en polvo, dos de azúcar y una de aceite vegetal. Es más fácil hacerlo precisamente en este orden porque así la harina no se mancha con el cacao; el azúcar, al ser granulado, arrastra las partículas del polvo de harina y cacao que hayan quedado; y el aceite al final hace que no tengamos que volver a lavar el vasito de yogur para echar el resto de ingredientes. Echar también la levadura química y batirlo todo.

Cuando esté todo integrado, incorporar las claras montadas e integrarlas con la masa con movimientos envolventes para que la masa adquiera volumen. Verter en un molde y hornear durante 40 minutos aproximadamente o hasta que al pinchar el bizcocho con un palillo, éste salga limpio.

 photo f608ee56-90b6-4773-9ba0-d3e7717a277d_zps2a51cac3.jpg

RELLENO WAFER

500 mililitros de nata con 35% MG
200 gramos de queso de untar
2 hojas de gelatina neutra
4 cucharadas de azúcar
1 cucharada de extracto de vainilla

Retirar un par de cucharadas de nata líquida en un vaso y reservar. Verter el resto de la nata en un bol y batir para montarla. Añadir el azúcar y la vainilla cuando la nata esté ligeramente consistente, de este modo se seguirá montando más fácil y rápidamente que si se añaden desde el principio.

En un plato hondo, hidratar con agua fría durante 10 minutos las hojas de gelatina. Poner en un bol el queso de untar. Calentar al microondas unos segundos la nata reservada y echar en el mismo vaso las hojas de gelatina hidratadas. Echar la nata con la gelatina al queso y batirlo. Incorporar el queso a la nata montada. Reservar en la nevera durante dos o cuatro horas y ya se puede utilizar.

 photo bizco2.jpg

Y el límite está en la imaginación de cada cual. O en los moldes que tenga : )

Tarta red velvet

 photo rev2.jpg

Red velvet, red velvet… a ver, muy red pues no es que sea… ¡pero sí es una tarta!

Para mí una tarta tiene que tener por lo menos dos capas y un ungüento en medio, sino es sólo un bizcocho. Últimamente estoy buscando montones de excusas para hacer tartas ¡me chiflan! ¿Y lo resultonas que quedan? Porque esta no tiene ningún misterio, el relleno ni siquiera es el típico acompañamiento de queso que lleva el red velvet, es sólo un yogur griego azucarado. A este paso, con el poco mimo con el que trato a las recetas y la facilidad con la que las “retoco”, me van a echar de la blogosfera culinaria… Pero, ¿y lo bien que me lo paso? Al fin y al cabo montones de fabulosas recetas surgieron de la improvisación y de pequeños errores.

Para la receta del bizcocho utilicé la receta que La dulce Magdalena utilizó para hacer cupcakes. Podría haber hecho (16) montones de cupcakes, pero quería estrenar mi nuevo molde redondo de 18 centímetros. Hice las mismas cantidades  y menos mal que mi molde era alto… ¡La altura de la tarta es la altura del bizcocho! Es decir, que no es que hiciera dos bizcochos y pusiera uno encima de otro, es que hice uno así de alto y luego lo corté por la mitad. La verdad es que me dio un poco de miedo cuando vi la cantidad de masa que me había salido, pero nada, toda al molde y al horno. La próxima vez que lo haga haré sólo la mitad de los ingredientes, que además así es más fácil de comer.

El horno normalmente debe cocinar lo que le metamos con las resistencias de arriba y abajo, las dos. Pero en este caso sospeché que si precalentaba el horno de este modo se me iba a ir tostando el bizcocho y a lo mejor el centro quedaba crudo… Igual estoy confundida, pero eso es lo que esperaba. Así que en vez de usar el horno a la manera “tradicional”, puse sólo el aire y arreglado. El bizcocho se hizo perfectamente en unos 40 minutos.

Por último… sí, sí, es un bizcocho red velvet que no es red… ¡es que no tenía colorante rojo! el único colorante que tengo es morado. Podría haberme inventado un purple velvet y quedarme tan ancha, pero pensé que realmente el colorante no era tan importante como el resto de las ingredientes. Así que se ha quedado en un brown velvet estupendo que además sirvió para celebrar el nacimiento de mi prima Noa ¡¡Sí!! ¡Ya nació! Y es más guapa…

 photo rev1.jpg

BIZCOCHO RED VELVET

350 gr de harina
300 gr de azúcar
1 cucharadita de cacao en polvo
1 cucharadita de sal
1 cucharadita de bicarbonato
2 huevos grandes
250 ml de aceite vegetal
240 ml de buttermilk
1 cucharadita de vinagre
1 cucharadita de de extracto de vainilla

Para hacer el buttermilk, echar una cucharadita de viangre o de zumo de limón en un vaso de leche (240 ml) y dejar reposar sin remover durante quince minutos.
Engrasar con mantequilla un molde y meterlo en la nevera. Esto he empezado a hacerlo hace poco y creo que al solidificarse un poco la mantequilla en las paredes del molde funciona mucho mejor como protectora de la masa.
Precalentar el aire del horno a 180ºC [para esta masa en un molde de bizcocho de 18 centímetros de diámetro]

En un bol mezclar la harina, el azúcar, el cacao, la sal y el bicarbonato. Tamizar y reservar.
En otro bol grande batir los huevos, el aceite, el buttermilk, el vinagre y la vainilla. Cuando esté todo integrado incorporar poco a poco la mezcla de la harina removiendo con una espátula de cada vez. Yo la incorporé en cuatro veces (nunca consigo hacerlo en tres veces) y sin sobrebatir.

Sacar de la nevera el molde engrasado y verter en él la masa. Introducir en el horno en una rejilla a media altura. Hornear durante 40-45 minutos o hasta que al pinchar con un palito, éste salga limpio.

Sacar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla durante diez minutos y luego desmoldar. Cuando el bizcocho esté completamente frío al tacto, cortarlo por la mitad y dejar enfriar las partes un poco más sobre la misma rejilla al descubrir que el interior seguía templado.

RELLENO DE YOGUR

Para el relleno de esta tarta simplemente mezclé un vaso y medio de yogur griego natural con dos cucharadas de azúcar. Usé vaso y medio porque me había sobrado el medio de otra receta. De todas formas recomiendo usar dos yogures y no sólo uno porque entonces quedaría un relleno ligeramente escaso. En cualquier caso no recomiendo aumentar la cantidad de azúcar. Este bizcocho no es muy dulce, a pesar de la cantidad de azúcar que lleva y no creo que el contraste funcione muy bien.
Pero no soy nadie para decir qué hacer en la cocina, con lo que soy yo. A la introducción de esta entrada me remito.

P.S.: Siento la escasez de fotografías, mi cámara estaba en las últimas y el cargador no se dignó a aparecer a tiempo. Reservé la batería para hacer las fotos de la tarta terminada.

Tarta con garabatos

Photobucket

Hacer una tarta es un proyecto a gran escala. Sin ninguna duda. Para hacer una tarta hay que planificarse bien: bizcocho, relleno y cobertura. Hay que hacer cada cosa por su parte y luego montarla.

En este caso he estado dos días haciendo una tarta y hasta ha colaborado parte de la familia. La hice para el cumpleaños de mi yayo, que ya tiene ¡tres cuartos de siglo! ¡que se dice pronto! ¡y está en plena forma! (No sé si le importará que presuma de yayo jovenzuelo, ahora que lo pienso, jeje)

Primero, hice un bizcocho por la mañana y otro por la tarde. Es un bizcocho de vainilla que no lleva extracto de vainilla ni nada de vainilla, así que no es un “bizcocho de vainilla”. Para darle un gusto a algo le puse una cucharadita de miel, aunque no sé si fue lo mejor que habría podido hacer. Saqué la receta haciendo una mezcla de ésta, ésta y ésta de Objetivo: Cupcake Perfecto. Hice dos bizcochos porque utilicé un molde redondo de 32 centímetros y quedaban finitos. La verdad es que me despisté un poco, porque a uno se me olvidó ponerle la leche y al otro la miel, así que uno quedó más tostado que el otro, aunque fueran “iguales”.

Photobucket

Photobucket

Más tarde, por la noche, cuando los bizcochos estaban fríos, corté cada uno por la mitad. De este modo conseguí cuatro bizcochos finos a los que mi padre y yo pusimos almíbar, hecho por mi yaya, para que no quedaran secos. Además, los rellenamos con mermelada de moras casera, que también había hecho mi yaya con moras silvestres recogidas por mi yayo. Un lujo en toda regla.

Photobucket

La tarta montada reposó toda la noche. Al día siquiente por la mañana hice un ganache para cubrirla. Temí quedarme un poco corta con las cantidades, pero no quería que me sobrara nada. Al final conseguí cubrirla por completo con una fina capa. ¡Delicioso! De la tarta solo con el ganache no me salió ninguna foto decente… Y digo “solo con el ganache” porque luego se me ocurrió decorarla un poco con la nata que no había usado en el ganache. La monté con una cucharada de azúcar avainillado y decidí hacer una decoración tipo cornelli lace que me parece más descriptiva denominarla garabatos. Por cierto, no tenía manga pastelera, así que usé una bolsita de plástico como las que dan en las farmacias a la que corté una esquina.

Photobucket

Y al final nos la comimos de postre. Personalmente creo que sobró el paso de mojar el bizcocho en almíbar, quedó demasiado mazacote, pero como me insistieron tanto… De todas formas estaba muy muy rica.

BIZCOCHO

150 gr. de mantequilla
200 gr. de azúcar
200 gr. de harina
2 cucharaditas de levadura química
4 huevos
50 ml. de leche (aprox.)
1 cucharadita de mile (opcional, mejor extracto de vainilla o al gusto)

Dejar la mantequilla a temperatura ambiente y mezclarla con el azúcar. Incorporar los huevos uno a uno e integrarlos bien. Añadir la miel. Con una espátula y movimientos envolventes incorporar la harina tamizada con la levadura.
Precalentar el horno a 180ºC. Verter la masa en un molde desmoldable engrasado y hornear durante 30-35 minutos o hasta que al pinchar con un palito, éste salga limpio.
Dejar enfriar 5 minutos en el molde. Luego desmoldar y transferirlo boca abajo a una rejilla para que se termine de enfriar.

GANACHE

100 ml. de nata
100 gr. de chocolate fondant

Calentar la nata al fuego. Retirarla de fuego y añadir el chocolate en trozos batiendo para que el calor de la nata derrita el chocolate por completo. Cuando espese, verter sobre la tarta y esparcir el ganache con una espátula.

NATA MONTADA

100 ml. de nata
1 cucharada de azúcar avainillado

La nata debe estar muy fría, así como el bol que vayamos a usar, para que se monte más fácilmente.
Verter la nata sobre el bol y batir con ayuda de unas varillas eléctricas. Cuando la nata empiece a estar consistente, añadir una cucharada de azúcar avainillado y seguir batiendo hasta que al arrastrar las varillas se note un poco de presión.

Photobucket