Tarta de zanahoria (Carrot Cake)

 photo IMG_5968_zpsf8146a70.jpg

Esto de poner verdura en un postre me llama la atención. También está por ahí el pan de calabacín, tengo yo interés en saber a qué sabe eso. Pero la zanahoria en un postre ha acabado siendo bastante conocida. La zanahoria es el segundo vegetal con más azúcar en su composición y la escasez durante la Segunda Guerra Mundial y postguerra la hizo recurrente y por tanto conocida.

Muchas de las recetas que hago son porque quiero probarlas y normalmente no las había probado nunca antes, como ha sido el caso de una tarta de zanahoria. Es un bizcocho muy rico, no de sabor (que, por supuesto, también) sino de sustancia, con pasas, manzana y más cosas, además de zanahoria, claro. Además, el relleno de queso y azúcar es igualmente delicioso y queda muy bien junto.
La receta es la de Alma de Objetivo Cupcake, pero con las catidades aumentadas para que sala una tarta hermosota.

 photo IMG_5970_zps9226eef0.jpg

TARTA DE ZANAHORIA (22 cm)

210 gramos de harina
1 y media cucharadita de bicarbonato
1 y media cucharadita de canela
3 huevos
170 gramos de azúcar
180 mililitros de aceite de girasol
225 gramos de zanahoria
210 gramos de manzana
pasas y piñones (o nueces en vez de piñones)

Relleno de queso

290 gramos de queso para untar
cuatro cucharadas colmadas de azúcar glas

Precalentar el horno a 160ºC, calor arriba y abajo.

Lavar y pelar la manzana y la zanahoria. Picarlas en trocitos pequeños, a poder ser con ayuda de una picadora para que quede bien fino. Tamizar la harina con el bicarbonato y la canela.

Poner la zanahoria y la manzana picadas en un bol. Añadir los huevos, el aceite y el azúcar. Después, incorporar poco a poco la harina tamizada. Por último, añadir las pasas y los piñones.

 photo IMG_5973_zps85d5ff09.jpg

Verter la masa en un molde preparado y meterlo en el horno a media altura. Hornear durante unos 45 minutos o hasta que al pincharlo con un palillo este salga limpio. Quizás sea necesario cubrirlo con un papel albal a media cocción.

Dejar enfríar por completo y partir el bizcocho por la mitad.

Preparar el relleno, batiendo durante unos minutos el queso con el azúcar hasta que esté integrado y un poco más.

Poner el relleno entre los bizcochos y espolvorear con azúcar glass en la parte superior. ¡Está buenísimo!

 photo IMG_5971_zps9209c8ac.jpg

Grumpy Cat Cake

 photo IMG_5843_zps97934b7d.jpg

¿No sabéis quién es Grumpy Cat? ¡¡Eso es que no tenéis internet!! (y no sé cómo estáis viendo este blog…)

 photo Grumpy-Cat_zps21260955.jpg

Es una gatita que nació hace un año en Arizona. Se llama Tard (Tardar Sauce), tiene enanismo felino y una cara que hace que parece que siempre esté enfadada. Un Gato Gruñón. A mi amiga Lara le encanta así que como ya tenía pensado hacerle una tarta-gato inspirada en esta tarta-búho, la de idea hacerla de Grumpy Cat casi cayó por su propio peso.

 photo IMG_5838_zps7a74a481.jpg

La verdad es que la receta en sí no tiene ningún misterio. Volví a hacer estos bizcochos y el mismo relleno waffer de siempre que usé para la tarta de fondant. La gracia estaba en montarla de un modo original, así que fotografié el paso a paso.

 photo IMG_5837_zps99ead932.jpg

No quería que fuera muy grande, así que recorté la base más pequeña y todo fue más fácil a partir de ahí.

 photo IMG_5825_zps0bd87fec.jpg

Quizás lo más complicado fue hacer la cabeza, ya que la hice a base de recortes y necesité tres o cuatro palillos para fijarla. Para el relleno utilicé mermelada de fresa, que primero calenté, para que fuera más fácild e extender, y luego pasé por un colador para que quedara más fina.

 photo IMG_5827_zps24579c7d.jpg

Y para acabar la jornada, le puse una primera capa de relleno waffer que en esta ocasión sirvió de cobertura y a la nevera.

 photo IMG_5828_zps9da9cf04.jpg

Al día siguiente, mezclé un poco de cacao en polvo con el waffer, para que se pusiera de un color marrón muy clarito y otra vez a la nevera.

 photo IMG_5829_zpsae68611d.jpg

Preparé el fondant para la cara. ¡Yo no sabía que se podía mezclar cacao en polvo con fondant! Y en teoría no se puede, así que cuando se secaba demasiado por el polvo, le añadía unas gotitas de agua.

 photo IMG_5831_zps846d2c1f.jpg

Para hacer los detalles pinté con rotulador. Nada de tinta comestible, tinta de rotulador de toda la vida. No sé si debería decirlo en público, pero como ni es una tarta que vayan a comer niños ni es demasiada tinta… En cualquier caso, yo lo avisé.

 photo IMG_5832_zps2ec6eeb3.jpg

¡Ah, las orejas! Para las orejas corté unos trocitos de bizcocho en forma de triángulo. Mezclé un poco de waffer con un montón de cacao y las recubrí. Las pinché en la cabeza con palillos.

 photo IMG_5830_zps027fa219.jpg

¡Y ya está! Esa fue la tarea de montar una tarta Grumpy Cat. ¡¡¡FOTOS!!!

 photo IMG_5844_zpse8d28b36.jpg

 photo IMG_5836_zpsf26c94f0.jpg

 photo IMG_5842_zpsa6afa403.jpg

 photo IMG_5846_zps1d1b1f7b.jpg

Estará mal que lo diga yo, pero creo que me quedó tan graciosa y a Lara le gustó tanto que… ¡¡¡ES GENIAL!!!

Croissants de almendra

Photobucket

Receta de la maravillosa Darla, de Bakingdom.

Mini Croissants (12 unidades)

1 hoja de masa de hojaldre

Estirar la masa con ayuda de un rodillo. (Si consigues que la masa alcance el doble de su superficie, dobla las cantidades del relleno)
Photobucket
Recortar la masa según la imagen superior para obtener 12 triángulos

Photobucket

Relleno para 12 mini  croissants

56 gramos de almendra molida
1 cucharada de azúcar
56 gramos de mantequilla
1/2 huevo (batir un huevo y agregar la mitad a esta pasta)
1 cucharadita de aroma de vainilla
1 cucharada de harina

Integrar los ingredientes uno a uno según el orden indicado en la lista. Al final será una masa con la densidad suficiente para poder ser untada.

Precalentar el horno a 200ºC

Untar toda la superficie de los triángulos de hojaldre y enrollarlos desde la parte más ancha. Pintar los croissants con el medio huevo batido sobrante. Disponer sobre una bandeja de horno, separados entre sí.

Hornear los croissants durante 15-20 minutos hasta que se doren. Sacarlos del horno y dejar reposar cinco minutos. Por último, espolvorear un poco de azúcar glas por encima si se desea.

Variante: añadir unas pepitas de chocolate sobre la pasta untada antes de enrollar los triángulos (yo hice la mitad de esta manera)

Photobucket

Sobaos

Photobucket

¡Sí! ¡Sobaos! ¡Con lo fáciles que son!

Los sobaos me encantan, podría comerme una cantidad indecente de ellos de cada vez… bueno, en realidad esto ¡ya ha pasado! Por eso en mi casa no hay sobaos regularmente, porque no tengo medida.

Hace unas semanas pasé un tiempo en mi pueblo y de repente se me ocurrió que podía hacer sobaos yo misma. Nunca me lo había planteado y después de hacer unas cuantas búsquedas en el ordenador de mi tía, descubrí que la receta de los sobaos es realmente fácil. Me extraña que no se hagan sobaos más amenudo. ¡Hasta la receta está en Wikipedia! Al ser algo tan típico, seguro que hay montones de trucos y recetas de familia que saldrán mejores que ésta, pero aquí está mi granito de arena. Por cierto, creo que la calidad de la mantequilla es determinante para conseguir que sepan realmente buenos.

Photobucket

SOBAOS (20 unidades)

250 gramos de mantequilla
250 gramos de azúcar
3 huevos M
1 cucharadita de extracto de vainilla (o ralladura de limón)
250 gramos de harina
1 cucharadita de levadura

Precalentar el horno a 180ºC. Tamizar la harina con la levadura y reservar.

Batir la mantequilla junto con el azúcar. Añadir los huevos uno a uno; incorporar el extracto de vainilla (o ralladura de limón). Incorporar la harina poco a poco.

La masa resultante será bastante densa y compacta. Los moldes de sobaos deben rellenarse hasta la mitad de su capacidad, pero como la masa es tan compacta quizás no se calcule bien el volumen. En mi caso con una cucharada y media de masa por molde quedaron perfectos.

Introducir en el horno a media altura y hornear durante 20 minutos. Si se desea un tono más dorado, dejar unos minutos más en el horno apagado sin abrir la puerta.

Mmmmm… ¡riquísimos!

Photobucket

Roscón de Reyes

Lo primero:

¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!! ¡¡¡FELIZ 2012!!!

Photobucket

Sigo en mi pueblo, desconectada un poco de todo, pero prometo volver la semana que viene con un montón de recetas que he estado haciendo estos días. Por muchas razones he acabado por tener que felicitar el año por aquí seis días tarde, aunque me viene estupendamente para seguir felicitando…

¡¡FELICES REYES!!

Espero que todos hayáis sido muy buenos y que os hayan traído ¡muchas cositas dulces!

Photobucket

Ahora a lo que venimos, el roscón. En mi casa no somos muy de roscón, pero es algo que cada 5 ó 6 de enero siempre hay en casa. Mi yaya lleva muchos años intentando hacer uno casero, aunque con poco éxito. Este año encontré una receta en una revista antigua rondando por casa y me puse yo misma al tema. ¡Qué buena idea! Es un proceso laborioso, no nos vamos a engañar, pero muy satisfactorio, al menos para mí.

Ayer mismo estuve con esta receta, creo que nunca había sido tan rápida para poner una receta en el blog, pero es que el día lo merece, definitivamente. Ni siquiera he editado las fotos, a ver qué tal. Esta mañana he desayunado roscón casero y con un poco de suerte quizás alguien pueda preparar todavía este roscón tan rico para merendar.

Photobucket

ROSCÓN DE REYES

Masa madre

10 gramos de levadura prensada
75 mililitros de agua templada
75 gramos de harina de fuerza

Masa normal

35 gramos de azúcar
20 gramos de manteca de cerdo
1 cucharadita de sal
1 cucharadita de ralladura de limón
65 mililitros de agua
1 huevo M
250 gramos de harina de fuerza

Decoración

1 huevo
azúcar
frutas confitadas, almendra laminada…

Para preparar la masa madre, calentar un poco el agua y diluir en ella la levadura prensada. Incoroporarla a los 75 gramos de harina y mezclar bien. Se obtiene una masa relativamente líquida. Tapar este bol con papel film y dejar reposar hasta que doble su tamaño (unos 20 minutos) en un lugar sin corrientes de aire, a temperatura ambiente más bien cálida.

Mientras leva la masa madre, preparar los ingredientes de la masa normal. Poner en un bol el azúcar, la manteca, la sal, la ralladura y el agua y batir ligeramente. Añadir el huevo y volver a batir. Por último incorporar la harina. Lleva mucha harina para la masa que hay, así que es difícil de mezclar y amasar. Por esto, para hacer este proceso es bastante necesario o mucha paciencia y mucha fuerza en las manos, o utilizar un robot de cocina que haga el amasado, o por lo menos las varillas amasadoras de alguna batidora. Por suerte tengo unas varillas amasadoras, que ya me veía yo dándole con la mano a la masa. En realidad acabé haciéndolo, ya que se consigue una masa muy compacta que se me desmigaba en el bol.

Cuando las dos masas estén listas (la masa madre levada y la masa normal mezclada) se integrarán. Yo puse la bola de la masa normal en el bol de la masa madre, porque me pareció un proceso más limpio. Hay que lograr integrar ambas masas en una masa que tendrá una consistencia algo pegajosa pero homogénea. Es un proceso trabajoso en el que vuelve a hacer falta una ayuda mecánica.

Para acabar, hay que darle forma al roscón. Diría que es la parte más divertida, sobre todo después de tanto rato con las otras masas. Llegados a este punto yo tuve que quitarme el jersey del sofoco que tenía encima. Formar el roscón en la bandeja de horno que vayamos a usar espolvoreada con harina. Tapar con un trapo ligeramente húmedo y dejar levar durante dos horas.

Personalmente no dejan de sorprenderme las masas que levan. Alucinante. Magia.

Photobucket

Antes de que pasen las dos horas de levado, precalentar el horno a 230ºC. Preparar un huevo batido y las decoraciones del roscón. A mí no me gustan nada las frutas confitadas, así que rehidraté con un poco de agua con azúcar unos arándanos. También preparé azúcar glas para espolvorear el roscón, aunque ahora sé que el azúcar normal es mejor para este paso.

Pintar el roscón ya levado con el huevo y decorarlo con lo que se desee. Meterlo a media altura en el horno y hornear durante 15 minutos.

¡Ya está listo!

Photobucket

Cuando el roscón se haya enfriado, cortarlo por la mitad y rellenarlo con nata montada o, de nuevo, con lo que se desee.

Roscón de reyes personalizado, al gusto y ¡¡riquísimo!!

Photobucket

El bizcocho de chocolate

Esta receta está muy arriba en la lista de mis favoritas de todos los tiempos. Este bizcocho fue la primera receta que me atreví a variar a partir del archiconocido bizcocho de yogur, el que se hace con la medida del vaso de yogur. Antes lo hacía con cacao en polvo de hacer chocolate a la taza; le ponía una pasada de ese cacao (como puse en esta receta) pero sin duda con cacao en polvo de verdad queda infinitamente mejor.

Hice de nuevo esta receta el otro día, ocupándome bien de pesarlo y medirlo todo, fotografiando el paso a paso. Me alegro mucho de haberlo hecho, porque al final me quedó especialmente bueno. Queda muy esponjoso, dulce en su justa medida y bueno tanto para trocearlo y comerlo como un simple bizcocho como para montar una tarta a partir de él. TOTALMENTE RECOMENDABLE.

Veo que mucha gente se interesa por saber cuáles son las medidas métricas del vaso del yogur. Un vaso de yogur son 125 gramos de yogur (lo pone en la tarrina) y 100 mililitros. Los mililitros son los mismos, sean de agua, de aceite, de yogur, de leche… porque los mililitros son medidas volumétricas y el volumen, lo que ocupa en el espacio, es siempre lo mismo. Aparte de saber esto, cuando hice la receta pesé la harina y el azúcar en el vaso de yogur y saqué las medidas métricas aproximadas.

1 medida de vaso de yogur: 80 gramos de harina
1 medida de vaso de yogur: 120 gramos de azúcar

Después de esto, la receta y los valores completos.

BIZCOCHO DE CHOCOLATE

1 yogur de 125 gramos
3 huevos M
1/2 vaso de yogur de cacao en polvo (45 gramos)
2 1/2 vasos de yogur de harina (200 gramos)
2 medidas de yogur de azúcar (240 gramos de azúcar)
1 medida de yogur de aceite vegetal (100 mililitros)
1 cucharadita de levadura química

 photo megabizcho1.jpg

Cascar los huevos y separar las claras de las yemas. Reservar las claras.

 photo megabizcho2.jpg

En el bol de las yemas, poner el yogur. Limpiar el vaso del yogur y usarlo como medida para el retso de ingredientes (a no ser que queráis usar las medidas en gramos, entonces podeis tirar la tarrina sin limpiarla y sin remordimientos).

 photo megabizcho3.jpg

Añadir medio vaso de yogur de cacao en polvo y luego dos vasos y medio de harina. La receta original pide tres medidas de harina, así que es el medio vaso que restamos de harina, lo que incorporarmos de cacao. Personalmente vierto la harina al bol a través de un tamizador y lo hago poco a poco añadiendo la cucharadita de levadura entre tandas, para que se tamice conjuntamente en el proceso. Este paso en realidad es un paso perezoso, para no usar otro bol para tamizar la harina con la levadura de verdad. También se puede usar harina bizcochona directamente y nos ahorramos la levadura (que esta harina ya lleva)

 photo megabizcho4.jpg

Photobucket

Añadir el azúcar y el aceite y mezclar esta masa. Es una masa bastante consistente. Precalentar el horno a 180ºC

 photo megabizcho5.jpg

Preparar el molde. A mí no me gusta mezclar diferentes tipos de grasas, así que si el bizcocho lleva mantequilla, unto el molde con mantequilla y si lleva aceite uso aceite, como en este caso. Nunca les pongo harina, porque desmoldo muy bien sin ella, para mí no es necesaria. Montar las claras a punto de nieve e incorporarlas a la masa de cacao.

 photo megabizcho7.jpg

 photo megabizcho8.jpg

Las claras montadas dan una consistencia más ligera a la masa. Tras integrar las claras, verter en el molde y ponerlo sobre una rejilla para introducirlo en el horno a media altura.

 photo megabizcho9.jpg

 photo megabizcho10.jpg

El bizcocho estará listo en unos 40 minutos o cuando al pincharlo con un palito, éste salga limpio.

 photo megabizcho11.jpg

Para acabar, le puse encima la flor de fondant (y de paso el osito) que hice previamente ¿A que quedó mono?

 photo megabizcho12.jpg